lunes, 19 de diciembre de 2011

Víctima silenciosa


La de hoy es una vieja bella historia con un triste final actual...

París, 1798. Después de sus victoriosas campañas en Italia, Napoleón Bonaparte ha regresado a Francia y su presencia resulta incómoda para los miembros del Directorio, que recelan de la desmesurada ambición política del Pequeño Cabo corso. Para mantenerlo alejado del centro neurálgico del poder francés, deciden encargarle planificar la guerra contra Inglaterra y enviarlo al otro extremo del Mediterráneo a la conquista de Siria y Egipto, entonces en manos del Imperio Turco otomano, con el fin de interceptar las rutas con la India, de donde Gran Bretaña importaba numerosos productos, ahogando así al imperio colonial británico.

Napoleón planifica la campaña con su acostumbrada meticulosidad. No sólo piensa en debilitar a Inglaterra sino que en su mente megalómana ansía emular a su admirado Alejandro Magno e incrementar su popularidad para acceder al poder. Así, el 17 de mayo de 1798 una flota de trece buques de línea y más de 300 navíos con 16.000 marinos partió del puerto de Tolón llevando a bordo al ejército de Bonaparte acompañados por los buques de Génova, Ajaccio y Civitavecchia. En total más de 400 navíos tomaron parte en esta flota, así como 40 000 hombres y 10 000 marineros. Pero el general no lleva sólo soldados entre sus tropas. Egipto, Siria, Líbano, todo el Oriente están de moda en Francia, y Bonaparte no quiere perder la oportunidad de estudiar sus maravillas, para lo cual contrata los servicios de un comité de 154 sabios (historiadores, naturalistas, botánicos, ingenieros, arqueólogos, geólogos, geógrafos, cartógrafos, zoólogos, dibujantes, etc.) que van a acompañar a la Grande Armée en su campaña para levantar acta de cuanto descubran en las arenas del desierto.

Militarmente, la campaña de Egipto fue un fracaso. Tras la victoria contra los Mamelucos en la Batalla de Las Pirámides (21 de julio de 1798), Napoleón sufrirá un fuerte revés en Aboukir (batalla del Nilo) contra el almirante Nelson y se lanzará a la conquista de Siria, de la que regresó diezmado y con un ejército muy debilitado por el hambre, la peste y el cólera, decidiendo Bonaparte regresar a Francia dejando el mando en manos de Kléber, que acabó rindiéndose a los otomanos el 24 de enero del año 1800. Para entonces, Napoleón Bonaparte ya era Primer Cónsul de Francia después del golpe de Estado del 18 Brumario de 1799 y Egipto estaba fuera de sus planes políticos y militares...

Pero ese grupo de 154 científicos reclutados por Napoleón formaron la Comisión de las Ciencias y de las Artes de Oriente. Bajo la dirección de Vivant Denon, realizaron labores de ingeniería y urbanismo, introdujeron mejoras de infraestructura. Estudiaron la posibilidad de construir un canal entre el Mediterráneo y el mar Rojo desde Suez (el proyecto se materializaría años más tarde, durante el reinado de Napoleón III, y de la mano de Ferdinand de Lesseps); al mismo tiempo, exploraron el Nilo y los restos arqueológicos del Antiguo Egipto. Durante dos años recorrieron el país haciendo exploraciones arqueológicas, copiando textos, dibujando edificios antiguos, realizando estudios etnológicos, geológicos, zoológicos y botánicos... Decubrieron la famosa Piedra de Rosetta, que fue crucial para el desentrañamiento de la escritura jeroglífica egipcia llevado a cabo por Jean-François Champollion en 1822. Y aunque todo ello cayó en manos inglesas tras la rendición francesa (motivo por el cual la Piedra de Rosetta se encuentra hoy en el British Museum de Londres, al igual que los mármoles del Partenón y otras muchas obras rapiñadas por la codicia británica), el primer paso para la divulgación de los descubrimientos egipcios estaba ya dado pues todos estos trabajos quedaron recogidos en Description de l'Égypte, publicada en veinte tomos entre 1809 y 1822, que se convirtió en la máxima referencia de la Egiptología durante décadas, hasta el punto de que puede decirse que la expedición napoleónica a Egipto supuso el nacimiento auténtico de esta fascinante ciencia...

Hasta aquí la vieja y bella historia. Su final es un poco más triste...

Fuente: Nuria Tesón, El Cairo El País.com, 18 de diciembre de 2011

Un incendio durante los disturbios de El Cairo destruye el original de la 'Descripción de Egipto' encargada por Napoleón. Más de 160.000 manuscritos y mapas conservados en el Instituto Egipcio son pasto de las llamas.

"La libertad no es gratis", gritaba en Egipto un manifestante mientras huía de los golpes de los militares estos días de protestas. Y tenía razón. Diez muertos y más de 500 heridos en tres días respaldan su afirmación. Pero la represión del Ejército sobre los manifestantes ha dejado otra víctima colateral que no sangra ni grita pero arranca lágrimas de frustración: el incendio del Instituto Egipcio* q
ue albergaba la más importante colección de mapas y manuscritos del país y en el que se conservaba la copia original del Description de L'Egypte, los 24 volúmenes repletos de ilustraciones que Napoleón encargó a un grupo de científicos que le acompañaron durante su campaña en el país del Nilo.

Anoche los jóvenes manifestantes trataban de salvar del incendio algunas de las casi 200.000 obras que guardaba. 30.000 fueron rescatadas del fuego, según declaró Zein Abdel-Hadi, responsable de las bibliotecas y archivo egipcios, al diario egipcio Al-Ahram. El resto, reducido a cenizas, se pegaba hoy a la ropa y el rostro de los que miraban sin terminar de creerse la tragedia...

(*Fundado por el propio Bonaparte durante la misma campaña)

Así que... ¿Qué queréis que os diga?

Hijos de puta...

Hijos de la Grandísima Puta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada